RINOPLASTIA

RINOPLASTIA

La rinoplastia es una cirugía muy segura que lleva practicándose desde hace muchos años. A través de diferentes técnicas podemos eliminar el caballete, estrechar la base de la nariz o acortar su longitud, entre otras posibilidades. Y todo, para que tengas la nariz que quieres.

¿Para qué se utiliza?

La nariz constituye un elemento fundamental de la cara para la configuración de la imagen facial y corporal. Es importante que esté proporcionada y en armonía con el resto del rostro. La nariz nunca llama la atención por bonita, siempre que lo hace es por desproporcionada en sí misma o con el resto de la cara.
La rinoplastia debe realizarse con el criterio de corregir aquellos aspectos que la afean, que la hacen desproporcionada o que no están en armonía con el resto de la cara. La rinoplastia  debe buscar una  corregir sus defectos para que no llame la atención , para que sea armónica en proporciones y forma con la cara en la que esta implantada.
 
Además de su aspecto estético la nariz tiene un aspecto funcional muy importante en la respiración y debe permitir el paso del aire sin dificultad. Es frecuente al tiempo que se corrige la forma, reparar durante la rinoplastia el tabique, para corregir desviaciones u obstrucciones que dificulten la respiración.
Mediante esta cirugía de remodelación nasal se puede mejorar el aspecto externo de la nariz en todas sus partes, ya sea una giba excesiva sobre el dorso (o puente) de la nariz, una anchura excesiva de los huesos propios nasales o deformidades en la punta. 

¿Requiere hospitalización?

En la mayoría de los casos, la operación de rinoplastia no requiere hospitalización, más allá de la primera noche. El procedimiento se realiza bajo anestesia general para tener un absoluto control del proceso respiratorio. El paciente podrá retomar su vida habitual, por motivo de comodidad, tras haber retirado la férula, evitando actividades bruscas durante unas semanas y zonas de mucho calor como saunas para evitar que aumente la inflamación.

Cuidados postoperatorios

Tras una rinoplastia, se inicia un proceso de recuperación que permitirá realizar las actividades cotidianas dos días después de la intervención y reincorporarse a la actividad laboral tras una semana en la mayoría de los casos.

Al comienzo de la recuperación, el paciente deberá llevar una máscara o escayola y unos tapones en los orificios nasales.

Reposo relativo
No quitar vendaje ni manipular la zona tratada
No realizar actividades de esfuerzo físico y deporte
No lavar la zona tratada hasta que tenga la primera cita con su doctor 
No tomar el sol
No meterse en piscinas ni saunas
Realizarse las curas adecuadas según pauta médica
Cuidado con los golpes y movimientos bruscos en la cara
Tomar la medicación según pauta médica

Resultados

Los resultados son definitivos, aunque en ocasiones puede ser necesario algún retoque posterior. Nuestro equipo médico tiene muchos años de experiencia y te asesorará  sobre los diferentes aspectos de la nariz para que quede en concordancia y armonía con tu rostro. Este concepto es sumamente importante a la hora de hacer una rinoplastia, ya que no se trata de hacer una nariz de una forma concreta, sino más bien de corregir los defectos que esta tiene, para hacerla proporcionada y armónica.
 

 

 
                                         FICHA TÉCNICA  
Duración del procedimiento 1 a 2 horas
Anestesia General o sedación
Hospitalización No
Recuperación 2 a 7 días
Resultados 15 a 20 días

 

¿QUÉ INCLUYE EL TRATAMIENTO?

 
 
Primera consulta de evaluación con el médico  
Aplicación del tratamiento  
Medicación prescrita entregada por el médico  
Consultas periódicas con el médico  

 

¿CUANTO CUESTA EL TRATAMIENTO?
Completa: 3.000€
Punta: 1.500€