Hilos mágicos tensores

Hilos mágicos tensores

¿Qué son los hilos mágicos? Lifting facial sin cirugía

Los hilos tensores son hilos suspensorios de Polidioxanona (PDO), totalmente compatibles, reabsorbibles, seguros y con resultados duraderos. La razón por la que los llaman “hilos mágicos” deriva de la auténtica innovación que representan con respecto al resto de hilos tensores: el material del que están fabricados, el Polidioxano, crea tejido de soporte de forma natural por la producción de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado, que tensan y redensifican la piel.

¿Cómo se colocan?

Se distribuyen con una aguja fina que sirve de guía a nivel del tejido celular subcutáneo en profundidad y de forma uniforme. Son hilos provistos de pequeñas espículas (en forma de espiga) que les permite anclarse en el tejido que se implantan sin anclajes ni suturas, de forma muy sencilla y rápida. Practicamente indoloro.

Entre sus principales ventajas destaca que estimulan la estructura del tejido reactivando la red de colágeno de la piel, y no se detectan al tacto ni a la vista.  

La técnica de la implantación se individualiza para cada paciente en función de la edad, la fisonomía y el grado de envejecimiento, y se puede combinar con otras técnicas si es necesario, exceptuándo ácido hialurónico y rafiofrencuencia.




VENTAJAS

 
  • Rejuvenecen la piel del rostro desde adentro hacia afuera.
  • Estimulan la piel para crear nuevo colágeno y fibroblastos.
  • Piel más elástica y brillante.
  • Sin sangrado y sin cicatrices, los hilos de PDO no presentan artefactos de anclaje, ni tienen que ser suturados.
  • Son reabsorbibles y biocompatibles, sin rechazos ni procesos alérgicos.
  • El procedimiento es rápido e indoloro y tiene una duración de 20 a 30 minutos, y el paciente puede incorporarse a su vida habitual de forma inmediata.

Resultados

Los resultados son progresivos y naturales, en armonía con la fisonomía del paciente, sin cambios radicales ni aspecto artificial. El cambio no es al momento, se puede ver el efecto definitivo a las tres semanas, mejorando continuamente alcanzando la plenitud a los 3 meses. Esto es bueno puesto que al no ser el cambio radical la gente no tiene por qué darse cuenta del tratamiento, sino que progresivamente se ve un aspecto mejorado y más joven.
El resultado tiene una duración de hasta 12 meses. 

Los efectos secundarios son mínimos: edema, enrojecimiento o algún hematoma, que desaparecen al poco tiempo. Los pacientes pueden incorporarse inmediatamente a su actividad habitual.

¿Quiénes son candidatos?

Personas a partir de los 35 años, que inicien ya los primeros signos de flacidez facial o bien como tratamiento preventivo. Es una excelente alternativa para “prevenir”, “reparar” y “mejorar” la flacidez gravitacional, además de retrasar durante algunos años un lifting quirúrgico.

                                                                        FICHA TÉCNICA


Duración del procedimiento                                                                                20 minutos
Anestesia                                                                                                                         Local, crema anestésica
Hospitalización                                                                                                            No
Recuperación                                                                                                                Inmediata
Resultados                                                                                                                      Inmediatos y a partir de  2 semanas



                                                     ¿QUÉ INCLUYE EL TRATAMIENTO?


Primera consulta de evaluación con el médico
Aplicación del tratamiento
Medicación prescrita entregada por el médico
Consultas periódicas con el médico

 
¿CUANTO CUESTA EL TRATAMIENTO?
Hilos espiculados       150€/ unidad.
Hilos PDO                      20€/ unidad